Lab 0-6, investigación, formación y transferencia en educación científica en las primeras edades

  • Las propuestas de ciencia del Lab 0-6 de UManresa llegan a 12.000 niños y niñas de entre 0 y 6 años de toda Cataluña durante el curso 2017-2018
  • El Lab 0-6 asesora proyectos internacionales de espacios de ciencia en escuelas y universidades

Casi 6.000 niños y niñas visitaron el Lab 0-6 con la escuela durante el curso 2017-2018, más de 1.000 lo hicieron acompañados de sus familias y unos 5.000 participaron a través de su servicio móvil Lab sobre ruedas. En total, pues, unos 12.000 niños de entre 0 y 6 años de toda Cataluña han podido experimentar con las propuestas de este centro de descubrimiento, investigación y documentación para la educación científica en las primeras edades, gestionado por los estudios de Maestro de Educación Infantil de la Facultad de Ciencias Sociales de Manresa.

Nacido en enero de 2016, en sólo tres años se ha consolidado como un referente en la divulgación científica en la etapa infantil, tanto para las familias, como para las escuelas o también para docentes e investigadores en el ámbito nacional e internacional. Montserrat Pedreira, directora del grado de Maestro de Educación Infantil de la Facultad de Ciencias Sociales de Manresa, explica que «el Lab 0-6 nació para atender una necesidad sentida desde los estudios: demostrar que es posible hacer ciencia desde las primeras edades y ofrecer los recursos y los espacios para hacerlo posible».

El Lab 0-6 trabaja en tres líneas muy diferentes pero complementarias entre sí: el acercamiento de la ciencia a los niños de 0 a 6 años, la formación del profesorado de educación infantil en didáctica de la ciencia y la investigación en este mismo ámbito. Así, la característica diferencial de este equipamiento es que toda la actividad de investigación se transfiere tanto a la docencia, sea en formación inicial como permanente, como a la población infantil y sus familias.

El Lab 0-6 ofrece propuestas de experimentación científica a grupos de escolares y niños acompañados por sus familias

El Lab sobre ruedas permite llegar a muchos más niños y niñas

El Lab 0-6 es, en primer lugar, un centro de experimentación para niños de 0 a 6 años abierto a las escuelas y las familias. Entre semana abre en horario de mañana para grupos de escolares, y el domingo para las familias. Sus 300 m2 tienen una capacidad para acoger hasta 50 niños a la vez, lo que permite atender a grupos de escolares a lo largo de todo el curso y niños y niñas acompañados de sus familias durante los fines de semana.

En paralelo, el centro también dispone de una unidad móvil, el Lab sobre ruedas, que se desplaza a guarderías para hacer más accesible la experiencia a los niños y niñas de esta etapa educativa. Se trata de una furgoneta equipada con diferentes propuestas para la experimentación científica, específicamente pensadas para niños de 0 a 3 años, a cargo de una educadora que dinamiza las actividades.

La formación de los docentes y la investigación permiten mantener la actividad innovadora del centro y transferirla a los centros educativos

Investigar y formar en didáctica de la ciencia a los docentes

La formación de los docentes en materia de educación científica en las primeras edades es otra de las líneas de actuación del Lab 0-6. El curso pasado, 544 maestros participaron en alguna de las 11 acciones formativas organizadas por el centro. De hecho, el buen trabajo realizado desde el inicio en este ámbito ha permitido firmar un convenio con el Departamento de Educación para dedicar dos personas a media jornada a trabajar en la organización de actividades formativas y pedagógicas para docentes relacionadas con la innovación en la enseñanza de la ciencia.

Los docentes que participan en las sesiones formativas del Lab 0-6 valoran muy positivamente su aportación, tanto como recurso externo donde los grupos de escolares pueden experimentar en un espacio amplio y con gran cantidad y diversidad de propuestas, como por el estímulo que supone a la hora de crear el propio espacio de ciencia dentro de las aulas de educación infantil. Nuria Monclús, de la escuela de Copons (Anoia), explica que «el Lab 0-6 me ha dado una nueva visión de cómo abordar la ciencia en la escuela, más atrevida. Me ha hecho ver de lo que son capaces los niños en materia de experimentación científica».

Asesorar escuelas europeas en la creación de espacios de ciencia

La investigación es también uno de los puntales de la acción del Lab 0-6. Este trabajo se canaliza a través del grupo de investigación GRENEA (Grupo de Investigación en Educación, Neurociencia, Experimentación y Aprendizaje) que impulsa iniciativas de transferencia para reflexionar, hacer propuestas y avanzar en la incorporación de la experimentación científica en las aulas de educación infantil. Es una tarea que traspasa fronteras y que se ha traducido en acciones de asesoramiento internacional. Una de las más destacadas ha sido la consultoría al proyecto «Early years explorers» de la Manchester Metropolitan University, cuyo objetivo es elaborar propuestas de ciencia para escuelas inglesas.

Tres educadores, seis investigadores y dos maestros del Departamento de Educación llenan de contenido la actividad del Lab 0-6

El Lab 0-6 dispone de dos educadoras y un educador que invitan a los niños y niñas a hacerse preguntas a partir de los materiales que hay repartidos en los diferentes espacios temáticos del centro: experimentación, materia, luz y exterior. También cuenta con un equipo de seis personas dedicadas a la investigación, más dos maestros del Departamento de Educación que hacen tareas de impulso y coordinación de acciones formativas dirigidas al profesorado de educación infantil. También cuenta con estudiantes del grado de Maestro en Educación Infantil de UManresa becadas para dar apoyo en las actividades educativas. Es una oportunidad que valoran muy positivamente. En palabras de Sandra Guiu, ex alumna del grado, «es una experiencia que te permite adquirir confianza como profesional y al mismo tiempo poner en práctica los aprendizajes del aula».

El Lab 0-6 cuenta con el apoyo de ICL Iberia, una empresa del sector extractivo del Bages que aporta recursos económicos, pero también materiales y conocimiento técnico, con la voluntad de contribuir a promover el interés por la ciencia y fomentar las vocaciones científicas desde las primeras edades.